La Educación Especial (1ª parte)

Acabo de terminar el Máster Especialista Universitario en Pedagogía Terapéutica por la UNED, y en todos estos meses he podido aprender muchas cosas nuevas sobre la educación. Al igual que en mi periodo de prácticas del Máster, ya que no era todo teoría, había que poder ver la práctica, y por suerte encontré un colegio en Santander (Colegio Público María Blanchard) que quiso ayudarme a hacer las horas correspondientes, y que con las Pedagogas que estuve, pude aprender muchos "trucos", tanto para el aula "normal" (me refiero al aula ordinario de TODOS los alumnos) y también para el aula "especial" (cuando algún niño salia de su aula ordinario para trabajar algunas horas con la pedagoga, aunque también se trabajaba con ellas en el aula ordinario).

Para empezar, hay que saber que entendemos los maestros y educadores por Educación Especial: "atención educativa específica que se presta a TODOS los sujetos que, debido a circunstancias genéticas, familiares, orgánicas, psicológicas y sociales, son considerados "excepcionales", bien en una esfera concreta de su persona (intelectual, físico-sensorial, psicológica o social) o en varias conjuntamente" según el autor Garanto (1984:307).

Los objetivos básicos de la Educación Especial son: 

- La normalización de los comportamientos, órganos y funciones de los sujetos.

- La integración más plena posible al medio sociocultural del sujeto.

Para conseguir estos objetivos y otros muchos es necesario la colaboración de las familia, el profesor (tutor) y el equipo multiprofesional, para un mutuo apoyo.

Dentro de la Educación Especial, no solamente nos podemos encontrar a niños que tengan Síndrome de Down o TDHA (más conocido por hiperactividad), sino niños extranjeros que no conocen el idioma, niños con dislexia, con déficit visuales o auditivos, déficit motores (afecciones en los huesos, articulaciones, parálisis cerebral, maltrato, inadaptación familiar o escolar...). 

En sucesivas publicaciones os comentaré algunos rasgos de estos trastornos o enfermedades y cómo poder trabajar con ellos en el aula.


2 comentarios:

Laura dijo...

Me parece muy interesante la publicación, ya que muchas veces al hablar de educación especial la gente relaciona directamente con Síndrome de Down o la hiperactividad. Creo q muchas veces se cae en el error de tratar a niños extranjeros, problemáticos, maltratados o inadaptados sociales como niños con los que hay que andar más atentos dentro de clase, a los que hay q vigilar más, cuando realmente lo que necesitan es una atención educativa más específica para el caso concreto de cada uno. Al fin y al cabo, no hay que olvidar que cada persona es un mundo.
Creo que el blog es una forma interesante de dar a conocer este tipo de información a todo el mundo.
La educación engloba mucho más que las matemáticas la lengua y el inglés.

Paz Sainz dijo...

Tienes razón en que cada persona es un mundo, y parece que a muchos maestros se les olvida, se saben la "teoría" pero no la "práctica". También sé, por experiencia, que muchas veces no es sencillo el poder enseñar contenidos a 25 alumnos, y a cada uno a un ritmo de aprendizaje diferente, pero ahí está el saber usar una buena metodología y herramientas necesarias para que todos lleguen a unos objetivos mínimos establecidos por Ley, sin que ninguno se pierda por el camino, pero no es fácil. Por eso, a mi parecer, durante los años de Universidad para sacarme las diplomaturas, suprimiría ciertos contenidos para centrarme más en la vida real de las aulas, y es que todos somos diferentes y en cada momento necesitamos unas necesidades educativas, no solo por tener cualquier trastorno o enfermedad.

Publicar un comentario